Skip to content

Salvador 14-4-6 con oligoelementos

Revitalizador de plantas

Salvador es un nutrimento foliar líquido rico en nitrógeno, fósforo y potasio, complementado con el magnesio, el azufre y los oligoelementos indispensables para el crecimiento de la planta. El hierro, el manganeso y el zinc están asociados al AEDT que hace que estén disponibles en presencia del fósforo. El boro está asociado con la etanolamina y el sorbitol.

Por su composición, Salvador participa en la mayoría de las funciones fisiológicas de la planta. El nitrógeno actúa directamente en el crecimiento vegetativo (componente de los aminoácidos, proteínas, ácidos nucleicos y de la clorofila). El fósforo forma parte integral de la energía metabólica (ATP), de las paredes celulares y del patrimonio genético (ADN) de la planta. Desempeña un papel esencial en la multiplicación celular y la fotosíntesis, de ahí su importancia cuando la planta es joven. El potasio favorece la fotosíntesis. Contribuye al transporte y a la acumulación de los azúcares. Participa en el relleno de los granos, permite un mejor uso del agua y valorización del nitrógeno y aumenta la resistencia a las heladas, las sequías y las enfermedades. El magnesio es indispensable para la clorofila, la formación de las membranas celulares, el transporte de energía, la asimilación del fósforo y el metabolismo de las proteínas y azúcares. El azufre interviene en la formación de las clorofilas, la fotosíntesis, la producción de aminoácidos (proteínas) y la asimilación del nitrógeno. La solución de Salvador se completa con un complejo de oligoelementos que respeta las mismas proporciones de oligoelementos que componen la savia de las plantas.

  • El boro es esencial para la estabilización de las membranas celulares (mejor absorción de los elementos fertilizantes), la fertilidad del polen, el cuajado, la síntesis de las hormonas, la producción y el transporte de azúcares y la asimilación del calcio.
  • El hierro es un componente de varios enzimas y desempeña un papel importante en la síntesis de las clorofilas, la transformación de los nitratos de amonio para la síntesis de las proteínas y la fijación del nitrógeno atmosférico.
  • El manganeso interviene en la fotosíntesis, la actividad de diversos enzimas, la transformación de los nitratos en amonio para sintetizar las proteínas y fijar el nitrógeno atmosférico.
  • El molibdeno es crucial para la transformación de los nitratos en amonio (síntesis de los aminoácidos y proteínas), la fijación simbiótica del nitrógeno atmosférico y el metabolismo del hierro y el fósforo.
  • El zinc es esencial para la síntesis de las auxinas (multiplicación celular en los tejidos jóvenes), la estimulación de una serie de enzimas y la fotosíntesis.
  • Para estimular la recuperación del crecimiento tras un periodo de estrés o el desarrollo de la planta en una etapa precisa (verduras, frutas, bayas)
  • Mayor eficacia de los fertilizantes y productos antiparasitarios
  • Rendimiento mejor y protegido

Por su composición, Salvador cubre las necesidades elevadas de los cultivos durante su recuperación de la vegetación gracias a su contenido de nitrógeno-fósforo y potasio. Acompaña el arranque de las plantas al estimular el crecimiento de las raíces y de las hojas jóvenes. Optimiza la multiplicación celular y la fotosíntesis, procesos indispensables en las primeras fases de crecimiento. Salvador es eficaz especialmente al final del invierno para reactivar el funcionamiento de la planta y, sobre todo, para favorecer la asimilación de nitrógeno. La aplicación de Salvador permite una recuperación vigorosa de la vegetación tras un estrés ambiental o una aplicación de herbicida.

Más información sobre Salvador

Para saber más sobre las ventajas agronómicas y económicas de la aplicación foliar o para hacer un pedido de Salvador, consulte a su representante agrícola de Agro-100 o envíenos un mensaje electrónico a info@agro-100.com.